Política

Manifestaciones limitan el transporte en Quito

Dave Roberts continuará al mando de los Dodgers

CASO. Durante la mañana se vio más afluencia de transporte. La suspensión de rutas se ha dado por el cierre de vías y por la falta de seguridad, dicen los dirigentes.

Quito despertó con relativa calma. Al norte, los buses salían nuevamente a las calles con una nueva tarifa. Pese a que al sur varias vías amanecieron cerradas, la ciudad empezaba a tener movimiento tras más de una semana de intermitencias en el transporte. 

María Logroño, de 34 años, esperaba el bus sobre la avenida Diego Vásquez de Cepeda para movilizarse hacia el centro norte. Estaba con sus dos hijas, de 13 y 15 años, y su esposo. Ella se aventuró a salir de su domicilio “para tomar un poco de aire”, después de haber pasado en su casa esta semana. 

Hemos pasado encerrados estos días. Al menos por feriado buscamos un poco de paz en la ciudad”, expresaba la quiteña mientras se alistaba para subirse al bus que se aproximaba. 

Conforme el día transcurría, las manifestaciones en el parque El Arbolito, El Ejido y en los exteriores de la Asamblea se intensificaron, obligando a cerrar vías aledañas. Esto ocasionó que varias unidades de transporte tengan que retirarse de sus actividades, “debido a la falta de garantías”, explica Jorge Yánez, presidente de la Unión de Operadoras de Transporte Urbano. 

Piden garantías

Yánez relató que más de 35 unidades de transporte han sido apedreadas durante las jornadas de manifestaciones. Esto, explica: “No nos brinda la seguridad que necesitamos para poder brindar un servicio regular”. 

Explicó que en zonas como Guamaní hasta Quitumbe, en el sur, “se ha imposibilitado el tránsito de unidades y vehículos”.

El transportista afirmó que no normalizarán el servicio “hasta que Policía y Fuerzas Armadas brinden garantías necesarias para movilizarse seguros”. (ECV)

Interprovinciales

° Ante la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel, la Agencia Nacional de Tránsito y el Ministerio de Transporte emitieron un comunicado disponiendo un alza de un 32% en las tarifas de transporte interprovincial.

Esto no se ha cumplido desde las cooperativas. Así denuncian algunos de los usuarios.   Cesar Andrade, de 48 años, es uno de los pocos que logró tomar un bus. En la tarde de ayer llegó a la capital desde Santo Domingo. Uno de los cambios que notó es el aumento del pasaje.  “Antes pagaba cuatro dólares para venir a Quito. Esta vez  me cobraron ocho”, asegura.

Esto también le ocurrió a David Navarrete, de 25 años. Él llegó a la capital el primero de octubre para un congreso y, debido a las jornadas de protesta, no pudo regresar a Manabí hasta ayer por la noche. Él, pese a que pagó un pasaje de 11 dólares para llegar a la ciudad, ayer tuvo que dar 17 dólares para retornar a su domicilio.

En la terminal de Carcelén pocas cooperativas anunciaban la venta de sus boletos. Guayaquil, Santo Domingo y Esmeraldas eran los pocos destinos que se gritaban desde las boleterías; algunas permanecían cerradas. Lo mismo ocurría en Quitumbe.

Operadores de las cooperativas comentaron que se encuentran sin el número de unidades necesarias para brindar el servicio. Con respecto al aumento de la tarifa, recalcaron que se han regido a la disposición de aumentar el 32% en los pasajes.