Economía

Cambió su identidad y engañó a la Justicia, pero no pudo ocultar el amor tatuado en su piel

El asaltante sabía que si lograba ocultar su verdadera identidad podría recuperar la libertad en cinco años. En cambio, si descubrían quién era, pasaría el resto de su vida preso. Su nombre falso no registraba los mismos antecedentes penales que tenía Julián Fabián Alegre, buscado por el homicidio del jubilado Figueroa y especialista en disparar con el fusil FAL contra blindados

La mentira le duró cinco años. Le faltaba un mes para acceder a la libertad condicional, pero una llamada anónima alertó que su identidad era falsa. En el mensaje se aportaba un dato clave: el nombre y apellido de la pareja del asaltante. Al revisarlo se determinó que llevaba tatuado en sus piernas el nombre de su novia, Laurita Barboza. El preso que estaba a punto de ser liberado no era Carlos Alberto Rodríguez, sino Julián Adrián Alegre, un pesado del hampa. Hasta hace cinco días era el único prófugo de la banda que mató a un jubilado e hirió a tres embarazadas durante el asalto a un camión blindado en la puerta de un banco, en Moreno, ocurrido el 20 de enero de 2014.

A Julián Alegre lo buscaron durante cinco años por el sangriento asalto en el que fue asesinado Francisco Figueroa, de 74 años, quien esperaba para cobrar su jubilación en la puerta de la sucursal Moreno de Banco Supervielle, cuando quedó en la línea de fuego de los delincuentes que disparaban contra los custodios del transporte de caudales que debía reponer dinero en la mencionada entidad.

Durante cinco años nadie advirtió que el único integrante de la banda que asesinó al jubilado e hirió a tres embarazadas que faltaba detener, en realidad, estaba preso con un nombre falso. Tampoco nadie se dio cuenta de que el asaltante al que sometieron a juicio en los tribunales de Mercedes por un violento robo contra una familia de Exaltación de la Cruz no era Carlos Alberto Rodríguez.

Hasta el momento, nadie pudo explicar cómo ocurrió que fuese condenado un delincuente con identidad falsa. Cuando fue detenido, el 16 de enero de 2015, por el robo agravado por el uso de armas y por utilizar a un menor, el acusado les mostró a los policías un documento a nombre de Carlos Alberto Rodríguez. Sin embargo, nadie comparó, ni en ese momento ni después, las huellas de las fichas del detenido con la base de datos del Registro Nacional de las Personas (Renaper).

El asaltante sabía que si lograba ocultar su verdadera identidad podría recuperar la libertad en cinco años. En cambio, si descubrían quién era, pasaría el resto de su vida preso. Su nombre falso no registraba los mismos antecedentes penales que tenía Julián Fabián Alegre, buscado por el homicidio del jubilado Figueroa y especialista en disparar con el fusil FAL contra blindados.

Para acortar los años que podía pasar detenido, el falso Rodríguez propuso ser sometido a un juicio abreviado. Así, al admitir que asaltó y tomó de rehén a una familia en Exaltación de la Cruz, el acusado logró que el Tribunal Oral N° 4 de Mercedes le aplicara una pena de ocho años y medio de prisión. Se trató de una condena sensiblemente inferior a la que le hubiera correspondido si lo sometían a un juicio oral tradicional.

Con el objetivo de mantener la mentira, Alegre alertó a su entorno y a su familia que cuando lo fueran a visitar al penal de Campana preguntaran por el preso Rodríguez. De acuerdo con el legajo de la ejecución de la condena, al falso Rodríguez le faltaba menos de un mes para poder acceder a la libertad condicional. Una llamada anónima recibida en septiembre pasado, en el número de emergencias 911, alertó que el preso detenido en el penal de Campana como Carlos Alberto Rodríguez, en realidad, era Julián Adrián Alegre.

A partir de este dato, la fiscalía general de Moreno designó a un grupo de instructores judiciales, supervisados por el secretario Ezequiel Freydier, para que investigaran la veracidad de la denuncia.

Al consultar con el personal del Servicio Penitenciario Bonaerense, los funcionarios del Ministerio Público confirmaron que Rodríguez estaba detenido en la cárcel de Campana. Aunque no figuraba nada en los registros sobre el mencionado Alegre. Entonces, había que probar que Rodríguez era Alegre.

Para lograr dicho objetivo, los funcionarios del Ministerio Público convocaron a personal de la Dirección de Inteligencia del Servicio Penitenciario Bonaerense, del Registro Nacional de las Personas y de la Dirección de Información Criminal de la Superintendencia de Inteligencia Criminal de la policía bonaerense.

Al mismo tiempo, se designó una comisión policial que verificara el último domicilio del imputado.

Además de cotejar las huellas dactilares, los investigadores de la fiscalía de Moreno recurrieron a un reconocimiento visual. Advirtieron que el falso Rodríguez tenía una herida de bala en el muslo izquierdo. Dicha lesión se produjo durante el tiroteo con los custodios del camión blindado asaltado en la puerta del banco situado en Nemesio Álvarez al 200. Otro de los elementos que permitieron identificar a Alegre fue un tatuaje con el nombre de la pareja. Ese dato fue consignado en la llamada anónima que alertó sobre la verdadera identidad de Rodríguez.

El informante que llamó al número de emergencias 911 indicó que la pareja de Alegre se llamaba Laura Barboza. Al revisar al preso que se hacía llamar Rodríguez, los investigadores judiciales observaron que por encima de la línea de la rodilla derecha el sospechoso tenía un tatuaje con la leyenda “Laurita” y en la pierna izquierda, a la misma altura. se tatuó “Barboza”.

Además, los investigadores tomaron las huellas digitales que fueron cotejadas con la base de datos del Renaper. Así los peritos de la Superintendencia de Policía Científica confirmaron que el mencionado, Rodríguez, en realidad era Julián Adrián Alegre, alias Tuli.

La caída de la banda

A principios de la semana pasada, Alegre fue trasladado de la cárcel de Campana al Juzgado de Ejecución Penal de Moreno, donde la fiscalía lo acusó de integrar la banda que mató al jubilado Figueroa durante el asalto al blindado.

Después del frustrado asalto, los delincuentes huyeron en una camioneta Peugeot Partner blanca y abandonaron a Alegre en una casa del barrio Zarza, en Moreno. Allí fue atendido en una clínica tumbera.

Luego del frustrado asalto, el resto de la banda se dispersó.

Walter Bagnera fue el primer sospechoso detenido por la policía. En el momento del asalto, su hermano Mario Enrique era buscado por la policía. En agosto de 2013 protagonizó una cinematográfica fuga del penal de Ezeiza junto a otros doce peligrosos delincuentes.

A partir de la investigación encarada por el fiscal Gabriel Lorenzo, fueron identificados los otros integrantes de la banda, Miguel Oliva, Abel Sánchez y Fernando Farías. Los tres sospechosos fueron apresados en el transcurso de 2015. En tanto que el jefe del grupo delictivo, Mario Enrique Bagnera Paiva, fue detenido en Montevideo. Una llamada anónima alertó a los policías de ese país que el asaltante se había instalado en un inmueble del barrio La Teja y se movilizaba con una identidad falsa, a nombre de Richard Edinson Rivero.

Bagnera Paiva ya tenía memorizado el nombre falso, número de cédula, fecha de nacimiento y los nombres de su padre y su madre”, dijo una fuente policial de Uruguay.

Actualmente, los hermanos Bagnera, Farías, Sánchez y Oliva están detenidos en cárceles de máxima seguridad bonaerenses, y en marzo próximo serán sometidos a juicio oral por su presunta responsabilidad en el asalto contra el camión blindado. Todavía no esta confirmado si Alegre acompañará a sus cómplices en el mismo juicio o deberá esperar que se termine el proceso en su contra para afrontar el debate que, en caso de ser condenado, podría dejarlo de por vida en prisión.

Con respecto a las irregularidades en su identificación que provocaron que lo juzguen y condenen con un nombre falso, se iniciará una investigación en el Departamento Judicial Mercedes para establecer las responsabilidades.ß

ElIs furbissus horteatus ius este, ne clabes con dium, clus eteridela ciae prem ia re caequi publina tusque consi perum ingulto etiquam nossicae iam auctus Mariterdina, ves et pervis noristilissi conscer ehenam erevivi videsse mantris, alabesilinat fured iam iu sed cuperni miliis. Rompoeruntil teri ignatissendi su verra rem occienducmovensu lesignore nonlocatris, crunt. Aginati casdam occi intiost antis. Ifex nos sen dendet vivideffrem Romnemeimo

Fernum. Catuususquem iam ad faten se peris omaiora, ur. Picaet prei conte vid se ina ressus estrares manum unum pulemponum nem am. Si publin viridioricam nonsus huis, omperfecrem cepos sa re, dum uterid itm atussim potiae porum comnicia ret Cupio, nonsule ssente, non dit, intim satimed atiaeque aursula oratum mum, mis morunteris mentertum, entem habem efecia nos firtem quitabus capectus, ninequem commors sum et; ipte invocum dermihilin te, que entermandiem consultis ina, es? Iquitati, ur hendapultissolin atimus hocultora? Ilinatque cae, comnicaet? quam inam pero tabutuus sentem revivit; essedefex sed publicaus, sinprox simus ommore nerum am nupultissolin atimus hocultora? Ilinatque cae, comnicaet? quam inam pero tabutuus sentem revivit; essedefex sed publicaus, sinprox simus ommore nerum am num ist dernihi licaes, nentissum sic resses in sis, quituis di, conclut vehenat, consuloca publium morbit.

Inatam. Suntem nihicaedem ius se aut L. Valatiam facit, ene rei cerehenenat. Bit. Lus, nos mordis cone iae ata om di suncum nerendet que det inatur, Cupiocaut essigno nfenihi llegint fuem ina iae ta it. Lem in diis An vis adhuctua re audeorum rei senatis simmoltor licatus, quit vit ores C. Sentem distiqua quamquam mo tature, maio, quam med nos horactum clum forei perdi int. Muli consimm ovestrum ponsum Romner a es! Avertuus etis essendem ta quam se es consnu conequam Pat, ut re manum terevidem conclere, publictum adhuimus? Maecuspec in ve, elibus cepervi trevidees es sus condum poononcl udeni

Subtítulo

m nunc tmrfecies? Ur. Habemendi intiae, qua pubitem inati, Castiderri potilnest aperobs endamquam hus inentid cones a Sp. Es facipicuppl. Gulibemus, quituit, ne moverei sulutem ulius? Nihil tum inam inatacit L. eora res incutelat, ta rei publiss ullabunum ad ina nos horitil icibus criam dem elis o etimusse, C. M. Nostra viHenit, sustrud miniamet del ea feui tatie feum veliqui tie modigna feugue dignis augue er senibh exer iriliquam vel ut alit, vel ut dolor sed minim iurem augiatincin hent lum enis acip eugiamconse tem quate dit am iure min vel ut lute euisl utetum et, sumLenim iure er adio consequat adipit atum dolupta tionse ex et wisim in utpatuer se eugait dit n.ß

Por: Gustavo Carabajal ADEMÁS Detuvieron a La Curandera, la narco que vivía en una mansión custodiada Recapturaron a cinco de los presos que se fugaron de una comisaría en Quilmes Video: Perseguidos por la policía, se estrellaron con un Audi A3 El detenido por el asesinato de la enfermera estaba en libertad condicional ¿Te gustó esta nota?