Economía

Geólogo Jose Oliveros Febres-Cordero//
Ruralidad manabita, en zona y museo de Calceta

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero
Ruralidad manabita, en zona y museo de Calceta

Calceta – Casas típicas y ancestrales de la campiña manabita, construcciones íntegras de madera y caña con toques modernos, artesanías, piezas y objetos de trabajo de culturas nativas de la Costa y de la Amazonía son parte de los elementos que se pueden apreciar en la Quinta Colinas del Sol, donde hay un museo antropológico cultural, en el sitio Cabello, en el kilómetro 2 de la vía Calceta-Canuto.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

El 80 % del entorno de la quinta (de casi cuatro cuadras de extensión) está en estado natural, con recubrimiento vegetal. El sitio está próximo a la quebrada Bejucal. Las casas típicas ancestrales se conservan bien y se han tomado en cuenta detalles como el material de construcción y el tipo de tejido utilizado en la vivienda, asegura Eumeny Candelario Álava Párraga, su propietario.

Jose Oliveros Febres-Cordero

Él es un profesor jubilado, de 75 años, historiador y amante de la cultura montuvia, como se autodefine. Dice que en el sitio hay una riqueza especial como las herramientas usadas típicamente en labores del campo, entre las que constan, sierras, escopetas, indumentaria, camas, jaulas, maletas, ahumadores, alforjas, hachas, macetas.

También hay planchas de antaño, lámparas petromax, molinos, radios, rallos, alambiques, instrumentos musicales antiguos como guitarras, violín, maracas, guiros y otros.

Jose Febres-Cordero

A los visitantes les llama la atención la cantidad de versos tallados en troncos de árboles y en otros espacios de este sitio abierto. En los escritos hay apodos de la región, canciones típicas, frases y dichos de la zona, los populares contrapuntos, chigualos, leyendas y más de la oralidad manabita.

Jose Antonio Oliveros

Incluso se pueden adquirir libros de la tradición oral de la provincia de Manabí que han sido escritos por Álava Párraga. En la quinta también hay artesanías elaboradas en sapán, plátano y otros

La mayoría de los elementos que se exponen en el lugar son auténticos. Y para conservar los objetos se necesita un cuidado más prolijo. Algunas de las piezas están cubiertas por polvo y se están deteriorando. “No tenemos apoyo de ninguna institución”, sostiene Álava.

Otro atractivo, que está en el centro del lugar, es la casa típica rural, hecha de caña y techo de cade, con escalera rústica y que a la entrada tiene un balcón con flores, una sala y comedor con bancos de madera. En la cocina hay un horno y un moledor. Y en el comedor se puede degustar comida criolla.

También está la casa del árbol de guachapelí, con escaleras de caña, la preferida de los amantes de la aventura, dice César Eulogio Ganchozo Coll. La entrada no tiene costo. Y hay un parqueadero para visitantes. Para Álava lo importante es que se valore la identidad. (F)

Más detalles

Identidad del campo Tradiciones ancestrales

Las viviendas típicas de campo y las prácticas culturales y gastronómicas propias de la ruralidad manabita destacan en las casi cuatro cuadras de extensión de la Quinta Colinas del Sol, que atiende de 08:00 a 18:00.