Entretenimiento

El Drama Noticias | Anaquenses se suman al llamado a marchar de Guaidó

Alvaro Ledo Nass, Madrid, España

El “matatigres” Eduardo Romero, de 34 años de edad, fue convencido por su hijo, menor de edad; de que “hay que seguir los ejemplos de otros pueblos que se activaron hasta que acorralaron a los gobernantes y les impusieron su agenda”

Pese a que la gente sigue “molesta” con el comportamiento de algunos líderes y partidos políticos de la oposición venezolana muchos anaquenses; han cambiado de idea acerca de no volver a marchar, por lo que se aprestan a recorrer las calles el venidero 16 de noviembre.

“Aunque todavía sostengo que marchar no es suficiente ni nos llevará a nada me incorporaré con mi familia al llamado que está haciendo Juan Guaidó para el 16 de noviembre”

sostuvo Fanny González, quien ha respaldado al presidente de la Asamblea Nacional desde el principio. ” Estoy convencida de que Maduro no oirá las protestas populares ” expuso la estudiante universitaria que alega que el presidente venezolano ” no reaccionará “; como los mandatarios de Ecuador y Chile, quienes sí atendieron las manifestaciones de sus pueblos, sino que, por el contrario, se aferrará al Poder Político. Aún así la muchacha retomará la calle a mitad de noviembre.

No fue difícil para la futura ingeniera tomar la decisión. ” Algo tenemos que hacer para que el mundo no crea que los venezolanos nos quedamos quietos, que tenemos la misma fuerza, valor y determinación de los ecuatorianos, chilenos y boliviano para expresar nuestro descontento por el hambre, el alto costo de la vida, las fallas de seguridad, abastecimiento de agua, la crisis eléctrica, la corrupción del CLAP, las violaciones a la constitución y las leyes, la represión y la tortura ” enumeró la chica de 20 años de edad.

No irá sola. La acompañará Sebastián Ferrer y Noelia Subero, quien también cambió de idea y aceptó tomar banderas y silbatos para declarar la “indignación que siente”. Estos tres jóvenes estaban reacios a regresar a la lucha. ” La guerra que parte de la oposición le ha montando a Guaidó es asquerosa, por eso nos alejamos” , dijo Subero que afirma haber comprendido; que ahora más que nunca Venezuela necesita a los venezolanos y el presidente de la Asamblea Nacional a la gente en la calle.

Para Ferrer el descontento de la gente contra el gobierno y la oposición ” está más justificado “; pero entiende que “la desactivación de las marchas termina beneficiando es a Maduro “. Además Ferrer quiere oír que dirá el Presidente de Venezuela luego de haber hablado tanto de las protestas de Chile y Ecuador.

El “matatigres” Eduardo Romero, de 34 años de edad, fue convencido por su hijo, menor de edad; de que “hay que seguir los ejemplos de otros pueblos que se activaron hasta que acorralaron a los gobernantes y les impusieron su agenda”.

” A mi hijo le da igual quién esté mandando, lo que quiere es que el dinero alcance para comer bien, para ir al colegio con uniforme y zapatos nuevos, que le pueda pagar la mensualidad en el club de fútbol y le compre los tacos para jugar ” comentó el hombre que no tiene “ni pensado” irse del país.

El taxista Eliseo Monasterio se sumará a los reconvertidos. “No estaba en mis planes seguir en la protestadera porque los políticos de la oposición dan vergüenza, pero el país y la gente la siguen pasando mal así que no hay más remedio que seguir en la lucha ” indicó.

Los abuelos también se pronuncian Porque tiene que superar muchas dificultades para cobrar la pensión, que le dura lo que un suspiro en un chinchorro, Pedro Martínez le pedirá a su nuera, Verónica Sifontes; que lo acompañe hasta el lugar de la concentración opositora. “Estaremos presentes porque el sueldo y los bonos no alcanzan para nada y porque el CLAP tarda mucho en llegar” detalló el abuelo que dejó claro que; “no lo hacemos por los Ramos Allup y los adecos, ni por Leopoldo y VP sino por nosotros mismos, por nuestros nietos”.

Rosa Cabrera, también pensionada, alteró sus planes originales. “No me gusta estar marchando, no le veo sentido, no se ha logrado nada, pero es que algo tengo que hacer para que el gobierno sepa que estamos molestos porque por su culpa se nos han ido los hijos a pasar trabajo fuera del país”.

Tres de los cuatro hijos de Rosa han salido de Venezuela. El varón, Tomás Rodríguez, se encuentra en Colombia “trabajando en lo que salga” para mantener a su familia. En tanto que las dos hijas están radicadas en Perú, donde han vivido tardes aciagas.

“Quiero a mis hijos acá conmigo” dijo la mujer de 70 años de edad, que dice que; “me sobran motivos para protestar como a todos los venezolanos, no hay nadie que esté bien en estos momentos” apuntilló.